Iván Ibañez

Neuromarketing

 

Introducción

¡Hola! En este artículo voy a contarte todo lo que necesitas saber sobre el Neuromarketing, así que te aconsejo que te pongas cómod@ y disfrutes. ¡Ah! y no olvides preguntarme tus dudas al final, decirme qué te ha parecido y compartirlo en tus redes.

Definición de Neuromarketing

La descripción más básica de Neuromarketing nos dice que: consiste en aplicar técnicas de Neurociencia al Marketing.

Se descifra de manera científica qué ocurre en el cerebro del consumidor cuando este ve un anuncio publicitario, es sometido a un proceso de toma de decisión de compra, o simplemente cuando ve el logo de una reconocida marca. Pero ¿con qué finalidad? Pues sencillamente, para saber, a groso modo, qué áreas del cerebro se activan y conocer así qué tipo de sentimientos han sido provocados, dándonos como resultado el conocer si el sujeto ha conectado de una manera positiva o negativa con la marca o producto.

De esta manera conocemos, sin la necesidad de que la persona examinada nos dirija la palabra, si hay cierta aceptación por el producto y o marca. Si el resultado es positivo, se da por correcto ese trabajo de Marketing. Pero cuando el resultado es negativo, es decir, no se activan las áreas del cerebro que promueven una decisión de compra, se entiende que hay que trabajar más sobre ese producto antes de sacarlo al mercado.

Neuromarketing

Qué es para mi el Neuromarketing

Bueno, en realidad lo que escribí más arriba es la definición más aburrida, la definición de libro. Cuando a mí me preguntan qué es eso del Neuromarketing, siempre digo: “es la forma más correcta de hacer marketing”. Lo que desencadena una avalancha de preguntas, de objeciones, e incluso de quejas. Pero es que en realidad para mí, es así de claro. El Neuromarketing, cómo iremos viendo en este artículo, es más que algo puramente científico, de hecho, la ciencia es solo la base. Al final, el Neuromarketing consiste en conocer mejor a los consumidores, y eso en resumidas cuentas es lo que nos da como resultado un Marketing más efectivo.

Antes de seguir me gustaría dejar algo claro, eliminar una de las creencias más comunes que surgen cuando hablamos de Neuromarketing, y es que: aunque hablemos de neurociencia, de aplicar tecnología para entender y traducir estímulos del cerebro, el Neuromarketing NO consiste en controlar la mente del consumidor. No se trata de dominar ni hacer que la gente compre mediante trampas y engaños. NO existe la forma de hacer que la gente compre a voluntad del Neuromarketing, no hay un interruptor en ninguna parte del cerebro que nos haga comprar involuntariamente.

Quienes hacemos Neuromarketing también sabemos de ética, y aunque nos gustaría, por pura curiosidad, saber si hay un botón de compra en el cerebro, buscarlo no es la meta del Neuromarketing, para empezar, porque no lo hay, y porque de existir habría demasiados tipos distintos como para lograr entenderlos todos.

Hay una frase que odio: “este tío es tan bueno vendiendo, que le vende hielo a un esquimal”. Con cosas así al final muchos piensan en la gente que hace Marketing como en los malos de una película de dibujos animados. Está claro que vender es el objetivo del Neuromarketing, de todo tipo de Marketing en realidad, pero hay una cosa clara: ningún tipo de Marketing debe consistir en aplicar estrategias para vender un mal producto o servicio, o en pocas palabras, para timar. Pero si tienes un buen producto o servicio que ofrecer, entonces adelante, dale caña al Marketing. Y si quieres ser más efectivo en tus ventas, recuerda que el objetivo debe ser hacer feliz a tus clientes y que ellos mismos te recomienden. Si consigues que esa rueda se mantenga girando, cliente satisfecho + recomendación, tus beneficios seguirán creciendo. Esto último lo consigues mejor aplicando Neuromarketing, así que presta atención a lo que vas a leer a continuación.

Neuromarketing: Directo al cerebro

Teoría de los 3 cerebros

¿Cuántos cerebros tienes? La respuesta me parecía lógica hasta que descubrí al Doctor Paul Maclean y su teoría de los 3 cerebros.

El Dr Paul Maclean, neurocientífico, desarrolló la teoría de los tres cerebros para comprender el cerebro en términos de historia evolutiva. Según esta teoría, tres cerebros distintos surgieron sucesivamente en el curso de la evolución y ahora cohabitan en el cráneo humano. Estas tres partes del cerebro no funcionan de manera independiente. Han establecido numerosas vías neuronales a través de las cuales se influyen mutuamente. Esta interacción de la memoria y la emoción, el pensamiento y la acción, es la base de la individualidad de una persona. ¿Quieres saber cuáles son esos 3 cerebros?

Cerebro reptil (tallo cerebral)

Es el cerebro más primitivo, y el más básico de los tres. Su misión es la de activar el instinto natural de supervivencia. Digamos que es el cerebro que hace que en ocasiones nos movamos por impulsos.

Paleomamífereo (Sistema Límbico)

Es el encargado de registrar recuerdos de conductas que produjeron experiencias agradables y desagradables, por lo que es responsable de lo que conocemos como emociones. Las estructuras principales del cerebro límbico son el hipocampo, la amígdala y el hipotálamo. El cerebro límbico es el asiento de los juicios de valor que hacemos, a menudo inconscientemente, que ejercen una influencia tan fuerte sobre nuestro comportamiento.

Neomamífero (Neocortex)

Primero asumió importancia en los primates y culminó en el cerebro humano con sus dos grandes hemisferios cerebrales que desempeñan un papel tan dominante. Estos hemisferios han sido responsables del desarrollo del lenguaje humano, el pensamiento abstracto, la imaginación y la conciencia. La neo corteza es flexible y tiene capacidades de aprendizaje casi infinitas. Podríamos decir que es la última versión de cerebro, la más potente, pero no por ello la más importante, porque ni gestiona emociones (eso lo hace el Sistema límbico) ni nos haría salir corriendo si estamos en peligro (de lo que se encargaría el reptil).

Llegados a este punto la pregunta es… ¿Con qué cerebro compramos?

Neuromarketing, Qué es neuromarketing

Vender a la parte emocional

Hace mucho tiempo, antes de la necesidad de hacer marketing, cuando la compra-venta era algo local, la gente compraba de forma Racional, es decir, compraban productos por necesidad, básicamente porque no se compraba por capricho. Más tarde, en 1929, cuando nació el Marketing más agresivo, se seguía pensando que la toma de decisión de compra era algo puramente racional en cualquier producto, vamos, que si compramos un i-phone es puramente por las características internas y no tanto por su aspecto, por lo que represente la famosa manzana, ni por lo que podemos presumir de él llevándolo en el bolsillo. Por suerte, el Neuromarketing empezó a arrojar algo de luz, haciéndonos ver que los consumidores no compran de forma racional, sino más bien emocional en la gran mayoría de los casos. Incluso hoy en día tenemos cifras exactas que determinan que:

En un proceso de toma de decisión de compra, la parte racional de nuestro cerebro es solo 15% de la decisión, frente al 85% de la parte emocional de nuestro cerebro.

Conclusión: más vale ir a por las emociones del consumidor que apostar por una larga lista de características maravillosas del producto o servicio en cuestión.

Muchas marcas ya aplican este conocimiento a la hora de vender, y muchas otras ya lo hacían incluso antes de que el Neuromarketing nos afirmara que es completamente cierto. Empresas como Harley Davidson, conocen la importancia de vender emociones desde hace mucho tiempo. Centran su atención en conectar con la parte emocional del consumidor, dejando de vender motos para vender sensación de libertad, y remontando su negocio desde la ruina, a ser una de las marcas más reconocidas en el mundo.

Qué es neuromarketing, ejemplos de neuromarketing

El poder del Subconsciente

Podríamos decir que la parte consciente y la parte racional de nuestro cerebro están conectadas, y a su vez, también lo están la parte subconsciente con la parte emocional. Sabiendo esto, y conociendo el dato de que el proceso de toma de decisión de compra se compone de un 15% racional y un 85% emocional, imagina lo increíble que sería conseguir llegar a la parte subconsciente del cerebro de los consumidores.

Hay varias herramientas para conseguir calar en el subconsciente, ¿se te ocurren algunas? Piensa en tus sentidos… ¡el olfato! Esa es una de las calves para llegar al subconsciente y activar así emociones. De hecho hay una variedad llamada Marketing olfativo, que se focaliza en añadir olor al branding de una marca, es decir, conseguir que una marca sea identificada también por su olor. Si te estás preguntando si esto es efectivo, pues sí, es bastante efectivo. Los olores se almacenan de forma instantánea en nuestro subconsciente, y se convierten en un arma increíblemente efectiva para recordar. Seguro que más de una vez has sentido que un olor te ha recordado a alguien, o a algún lugar. Por eso mismo las marcas usan el Marketing olfativo, porque quieren dejar huella en el subconsciente de sus compradores.

Otra buena herramienta para llegar al subconsciente y que se ha usado mucho más que el olfato a lo largo de la historia ¿ha sido…? ¡Venga, seguro que hay canciones que recuerdas solo por el anuncio! Eso es, el oído. Si antes decía que el un olor va directo al subconsciente, una canción puede hacerlo de manera incluso más efectiva. Muchos publicistas han usado este recurso tan valioso para que sus anuncios sean recordados, incluso muchas veces se ha optado por tener una canción propia que muchas veces todos hemos terminado tarareando. La música se queda en nuestro subconsciente de manera muy persistente, y nos puede activar la parte emocional de manera casi mágica.

experimentos de neuromarketing

Técnicas del Neuromarketing:

Parte Tecnológica:

Como te he dicho antes, la base del Neuromarketing es la Neurociencia, el estudio del cerebro y sus respuestas a diferentes estímulos. Así que toca hablar un poco, solo un poco, de tecnología.

Antes del Neuromarketing ya se hacían experimentos para determinar si un producto o una marcar eran o no efectivos. Los famosos Focus Group, o grupos de enfoque, consistían en reunir a un grupo de personas para presentarles en exclusiva un producto o incluso un servicio. Los participantes del experimento interactuaban con dicho producto o asistían a charlas sobre el servicio y luego rellenaban cuestionarios, entrevistas, y debatían entre sí las ventajas y desventajas del producto o servicio. Claro, que con el tiempo se fueron detectando incoherencias entre los resultados de los cuestionarios y entrevistas con los datos reales de venta. Muchas empresas habían apostado mucho por las observaciones positivas de sus Focus Group, y cuando sacaban sus productos al mercado nadie los compraba. Imagino cuántos productos buenos nos hemos perdido porque en los Focus Groups no se dieron por buenos. Y es que más adelante se entendió, gracias a la psicología, que la opinión de las personas es muy variable dependiendo de su entorno y la predisposición. Y más tarde, estudios del cerebro mediante Resonancia Magnética Funcional (fMRI), aseguraron que una persona en un ambiente determinado, puede contarnos una cosa, y pensar otra distinta. (Como querer ir al gimnasio y empezar una vida sana, y por la noche pedir una pizza con extra de queso para cenar viendo Netflix). En definitiva, se descubrió que el Focus Group no era tan efectivo ni valía la pena invertir dinero en este tipo de experimentos.

Fue entonces cuando se empezó a utilizar tecnología Neurocientífica en el Marketing. Esto ha evolucionado mucho desde los primeros estudios, ahora hay muchas herramientas más efectivas para conocer las respuestas del cerebro a los estímulos:

Resonancia Magnética Funcional (fMRI)

Con esta tecnología podemos observar, en 3 dimensiones, qué zonas o regiones del cerebro se activan cuando este está realizando alguna actividad.

Respuesta galvánica (GSR)

Es algo que seguro hemos visto todos en las pelis. Se trata de detectar la sudoración en las manos y en los dedos, es decir, lo que se usa en los famosos detectores de mentiras, polígrafos.

Electroencefalografía (eeg)

Es parecido a la Resonancia Magnética Funcional, pero sin imágenes. Se le coloca un casco de aspecto futurista a una persona a la que después se le pide que vea imágenes en vídeo, que lea textos, o que simplemente recuerde o piense en sus cosas. Se basa en registrar la actividad bioeléctrica cerebral y mostrar los resultados gráficamente.

Eye tracking

Sistemas de seguimiento ocular. Nos dicen de forma muy precisa dónde está mirando una persona y por cuánto tiempo lo está haciendo. En Neuromarketing es una herramienta fundamental.

Electromiografía (Facial Coding)

Recoge la actividad, casi indetectable de manera visual, de los músculos del rostro para así detectar emociones expresadas de forma inconsciente.

Detector de frecuencia cardíaca

Consiste en medir los cambios de ritmo cardiaco cuando el sujeto está realizando una actividad física o mental.

Estudio Volkswagen de Neuromarketing

Neuromarketing sin gastar:

Por si te lo has preguntado, sí, la tecnología que acabamos de ver es realmente cara. Entonces, quizá te preguntes, tú, que estás tan interesad@ por el Neuromarketing, que cómo vas a poder hacerlo sin toda esa tecnología tan vital para un Neuromarketing efectivo. Pues no te preocupes porque se puede seguir haciendo Neuromarketing sin gastar demasiado, aunque las empresas que venden toda esa tecnología te van a decir que no. Y seguramente más de uno no esté de acuerdo con esto, pero es un hecho. ¿Por qué vamos a limitar el Neuromarketing a la parte científica, a la parte tecnológica, cuando lo importante es conocer cómo reacciona el consumidor al Marketing que se le presenta? Si ya hay tantos estudios de Neuromarketing, psicología y antropología hechos, y se ha demostrado su efectividad, usemos esos conocimientos para hacer un mejor Marketing.

Ya te di mi opinión sobre el Neuromarketing, te dije que no es solo ciencia pura, se trata de conocer a los consumidores, de entender sus preferencias, y eso se puede hacer observando. Lo único que hay que hacer es ser creativos. Creo que la mejor forma de explicar esto, y la menos aburrida, es con un par de ejemplos reales.

 

Ejemplos de Neuromarketing para empresas

Ejemplo 1. La carta mágica.

Un restaurante quiso aumentar sus consumiciones, es decir, el volumen de gente que entraba a comer al restaurante era bastante aceptable, pero querían probar una estrategia para que los comensales, a la hora mirar la carta, pidieran más platos. Hicimos dos tipos de cartas distintas, una de ellas, la carta A, con colores más tranquilos y suaves, sin elementos de distracción y con una tipografía redondeada y elegante, y la otra carta, era todo lo contrario. En la carta B había colores intensos, mucha más información, una tipografía más variada incluso imágenes. Repartieron aleatoriamente las cartas entre cada una de las mesas y analizamos día tras día con qué carta se pedían más platos. Tras 15 días, supimos que las cartas del tipo B, eran un 30% más efectivas. Así que rediseñamos todas las cartas al estilo de las cartas B, pero incluyendo aún más cosas. Pusimos citas de personajes en los márgenes, ofertas, imágenes, algunas de ellas con cierto humor, incluso se recurrió al Storytelling dentro de la carta. Todo esto hacía que la gente estuviera más alegre, que mirasen la carta por más tiempo y que se les restara de forma inconsciente la predisposición a no gastar demasiado dinero. Tras otros 15 días determinamos que las nuevas cartas habían sido un 15% más efectivas que las cartas B del experimento (que ya habían sido un 30% más efectivas que las cartas del tipo A).

Ejemplo 2. Stop en Facebook.

Una empresa tenía serias dudas a la hora de mejorar sus anuncios en Facebook: ¿La gente se detendrá a leer este anuncio cuando esté visitando Facebook? ¿Qué tipo de imagen es más efectiva para llamar la atención? Decidimos hacer un experimento sencillo con muy poco presupuesto. Creamos diferentes anuncios: uno con colores llamativos y poco texto, otro con colores más neutros, uno con imágenes del producto, otro con la imagen de una persona, y algunos más. Maquetamos una imagen de Facebook estática, algo así como una imagen muy larga hecha mediante capturas de pantalla de Facebook, en las que intercalábamos los diferentes modelos de anuncios. De esta manera teníamos un Facebook variado y estático para usar en el experimento. Llegamos a un acuerdo con una cafetería, les pedimos permiso para hacer allí el experimento, y a cambio la empresa le pagaría un café y un bollo a cada persona que se prestase a hacer el experimento.

Era sencillo, la persona llegaba, se le daba un móvil con la imagen del Facebook maquetado y empezaba a verlo. La pantalla del móvil se veía en un portátil en tiempo real y se medían los segundos que se dedicaban a cada publicación. De esta sencilla forma, y tras unos cuantos cafés, dedujimos en qué modelo de anuncio se detenían más las personas. El experimento se repitió en los tres días siguientes con más de 50 personas, todas de la misma edad que el público objetivo de la empresa. Finalmente el anuncio funcionó mucho mejor de lo que estaba funcionando, incluso superó las expectativas.

Ejemplos de neuromarketing

Parte psicológica del Neuromarketing

La mente del consumidor

Ya que conoces la parte tecnológica del Neuromarketing y tras haber leído los ejemplos de los dos experimentos sin tecnología, te habrás dado cuenta de que tras conocer la reacción genérica de los consumidores ante un estímulo, el Neuromarketing tiene mucho que ver con la psicología. Es cierto que la neurociencia y la psicología pueden ser grandes amigas, pero en la psicología, el sujeto es quien nos cuenta lo que siente, y en la neurociencia es el cerebro directamente el que nos dice qué está sintiendo.

En Neuromarketing entender la psicología del consumidor es vital. No podemos hacer experimentos, ni con tecnología ni sin ella, si no prestamos atención a varios aspectos psicológicos directos. Piensa que no sería lo mismo hacer el experimento con alguien que ya sabe de qué trata el experimento, que hacerlo con alguien totalmente ajeno. La predisposición de los usuarios a la hora de hacer un experimento, puede producir una variable muy grande en los resultados, por eso mismo hay que tener muy en cuenta ese tipo de detalles.

La psicología también nos puede dar pistas a la hora de enfocar el experimento de cara a los sujetos, pudiendo encontrar variaciones dependiendo de: su estatus social, su edad, su cultura, su sexo, su situación laboral, sus gustos, su religión, y su carácter. Por ello, antes de pasar a la acción con los experimentos de Neuromarketing (tecnológicos o no), debemos hacer una correcta selección del grupo de personas a investigar, y esta selección nos la va a dar en gran parte, el entender a qué público va dirigido el producto o servicio que queremos vender.

Antropología del consumo.

Al igual que la Psicología es una parte fundamental a la hora de hacer un Marketing más efectivo, también lo es la Antropología del consumo. Conocer la evolución cultural mediante el consumo, nos puede proporcionar muchas claves para ser más exitosos con nuestro Marketing. Incluso mediante estudios de Antropología del consumo podemos casi predecir cuáles serán los siguientes cambios en la evolución del consumo, es decir, acercarse lo más posible a predecir la forma de consumir y qué se consumirá en el futuro.

Storytelling: El cuento que le gusta al cerebro.

Casi no hacía falta recurrir al Neuromarketing para saber que al cerebro le encantan las historias, pero aun así, ahora sabemos con seguridad que el cerebro no piensa en números ni en palabras, que lo que verdaderamente lo activa son las metáforas.

Puedes captar mucho mejor la atención de los usuarios si haces un buen Storytelling de tu producto o servicio, y vas a generar un recuerdo mucho más grande, que por cierto, irá directo a la parte emocional del cerebro de los consumidores.

“Convierte a los extraños en amigos, a los amigos en clientes, y a los clientes en vendedores” Seth Godin

Si tienes que contarle algo a un cerebro, que sea en vídeo.

Muchos estudios de Neuromarketing han determinado que el vídeo tiene un poder de conexión mucho mayor que el texto o un simple audio. Al ver un vídeo nuestra atención se activa mucho más, ya que estamos asumiendo imágenes, audio y música de forma simultánea, y esto hace que asumamos mucho mejor el mensaje. Yo siempre pongo como ejemplo que cuando tenemos una película favorita, somos capaces de recordar algunos diálogos con mucha más facilidad que si tenemos que recordar un párrafo de nuestro libro favorito.

Y ya que estamos en el tema vídeo, me gustaría darte un tip de Neuromarketing. Muchas empresas cuando quieren publicitarse en formato vídeo, optan por un vídeo muy cinematográfico, centrándose puramente en el valor estético del vídeo y del producto, y eso está muy bien. Pero al final, si haces un vídeo de tu producto piensa que no se trata de ganar un Oscar, así que deja a un lado los vídeos tipo Trailer y haz vídeo tipo testimonio. Los vídeos tipo testimonio son aquello en los que vemos a personas utilizando ese producto de la misma forma que nosotros lo usaríamos en casa. De esta manera, estás conectando más con el consumidor ya que puede verse reflejado en el modelo del vídeo.

“Cuando le muestras a un cerebro lo que quiere y no lo que la persona pide, las ventas aumentan” Jürgen Klarić

Centrado en las emociones

Tipo testimonio

Tipo trailer

Activar un cerebro con tacto

El tacto es otro de los sentidos que se han puesto muy a prueba en Neuromarketing. Cuando tocamos, la conexión con aquello que estamos tocando aumenta considerablemente, porque se vuelve algo real.

Dejar que los clientes toquen los productos, incluso que los prueben, es algo sumamente efectivo, pero esto seguro que ya lo sabes. El problema es cuando lo que vendemos es un servicio, algo que muchas veces no es tangible. La solución a esto es hacer tangible lo intangible.

Normalmente los comerciales cuando se reúnen con un posible cliente, lo hacen para contarles de voz las ventajas de su servicio. Quizá se acompañen de un portátil o Tablet para mostrar estadísticas, infografías y datos, que por muy profesional que queden, al cerebro del cliente no le están diciendo mucho. Cuando este tipo de reuniones termina, el cliente se va con las manos vacías y su cerebro va olvidando de camino a casa toda la información.

Es por esto que si lo que vendes no es tangible o no lo es hasta el momento de terminar los servicios, dale a tus clientes información que se puedan llevar a casa. Pero ojo, no la típica información impresa aburrida que acabará en la papelera. Invierte en algo más potente, sé creativ@. Puedes preparar un pequeño pack con tu tarjeta de visita, un folleto explicativo, incluso un pendrive con más información en vídeo. Algo que sea de utilidad, como el pendrive, conectará mejor con el cliente y le generará un recuerdo positivo de ti.

“Más del 80% de las decisiones que tomamos al comprar hoy en día se gestan en el subconsciente” – A.K. Pradeep

“Al final, o eres diferente… o eres barato” Guy Kawasaki

Convence al cerebro con ayuda de otros

¿Crees que el ser humano es solitario? Hay de todo, pero por lo general no lo somos. Nos gustar vivir en comunidad, relacionarnos, saber cosas de terceras personas. Es algo que lleva impreso en nuestro cerebro durante muchos años y que nos ha ayudado a sobrevivir. Desde que éramos primitivos y aprendíamos de otros, con el simple hecho de ver cómo alguien comía ciertas bayas y terminaba enfermo, hasta ahora, que vemos a alguien que ha comprado un producto en Internet y le ha salido malo.

Es por esa misma razón que Amazon está funcionando tan bien, y es que se está viendo que la gente presta más atención a los comentarios de la gente que a las características propias del producto.

Hoy en día buscamos, comparamos y observamos el resultado en otros. Nuestra forma de comprar ha cambiado, y eso puede ser algo positivo para las empresas. Si tienes un producto o servicio que está funcionando bien, promueve que tus clientes te dejen comentarios sobre su experiencia, y facilita así la compra a los futuros consumidores.

Conclusión final y miedo al Neuromarketing

Sí, también me ha pasado conocer gente que rechaza el Neuromarketing, y claro, sin saber lo que es. No hace mucho conocí a un tipo que aseguraba tener una importante empresa, la cual no conseguía vender como antes lo hacía. Echaba la culpa a la competencia, típico, y típico también es que seguía con las mismas estrategias de venta que hace 30 años. Me pidió consejo y yo le hablé de técnicas de Neuromarketing para vender mejor, ya sabes, le aconseje ser más cercano con sus clientes, descubrir sus miedos e ir directo a sus emociones. Él me dijo: <<eso no funciona, las ventas son algo frío y eso no se puede cambiar, los negocios son así>>. Con esa afirmación deduje que no habría nada que hacer, y que lo iba a tener muy complicado para hacer que su negocio sobreviva a la competencia y a la nueva forma de consumir.

Eso fue el caso más reciente, pero no es la primera vez que me topo con alguien que rechaza el Neuromarketing.  Me sigue sorprendiendo el ver cómo mucha gente y muchas empresas se enfocan en una sola herramienta para lograr mejorar sus ventas. Las empresas más jóvenes solo buscan visibilidad en internet, pero no se miran en el espejo antes de promover sus productos o servicios, y tras perder dinero y tiempo en aparecen en los móviles, tablets y ordenadores de todo el mundo, se pregunta por qué no están teniendo conversiones y se responden a sí mismos que necesitan más visibilidad aún.

Es increíble pero todo eso de la zona de confort que tanto nos han explicado para evolucionar, se está reproduciendo exactamente igual en el Marketing. No nos movemos de lo que ya conocemos, no levantamos nuestra vista del papel o la pantalla para ver desde el punto de vista del consumidor qué debemos mejorar. Seguimos pensando que el Neuromarketing, el Marketing de sentimientos, o el Marketing Emocional, como lo quieras llamar, no va a funcionarnos. Pero los resultados están ahí….

Hace algunos años era todo más teórico, pero ahora son resultados reales los que vemos en muchas empresas que sí apuestan por estas técnicas, y son grandes resultados. Por eso te animo a que apuestes por este tipo de Marketing más cercano, más centrado en el consumidor, y que te va a dar mejores resultados.

Recuerda que si tienes un buen producto o servicio, ya has logrado la parte más difícil. El resto consiste en analizar, probar, optimizar y ser creativos.

Gracias por leer mi artículo.

Volver:Al blog | A la home |

 

4 thoughts on “Neuromarketing

  1. Increíble artículo. Me gusta porque escribes desde tu punto de vista. Se nota que sabes del tema porque es el primer artículo de Neuromarketing que leo que no repite información que ya está en Google. Mis felicitaciones. Ángel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *